La Cultura Digital, ignorada en el documento CONPES de Propiedad Intelectual

marzo 31, 2008

163264684_1146587b44_o.jpg
Foto: Flickr Melvind

“El Departamento Nacional de Planeación (DNP) colombiano, presentará para aprobación del Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES) un documento sobre propiedad intelectual que se enfoca en “protección y observancia” del derecho de autor como se conoce tradicionalmente, con recomendaciones que incluyen armar una estructura estatal policiva y de “enseñanza y sensibilización” en derecho de autor”.

www.equinoxio.org

Actualmente, nos movemos en una era digital, donde todos podemos dar y obtener información, respetandosenos nuestros derechos desde una cultura libre pero con acciones legales. Pero, aunque sabemos esto, ¿donde quedamos los que trabajamos bajo esta condición libre y respetuosa, si el estado solo esta teniendo en cuenta el derecho tradicional de autor y criminalizando lo que no se ajuste a ello?

Todos somos una comunidad que trabajamos en la red y merecemos ser tenidos en cuenta, y mas, en una era en donde esta, nos abre cada vez mas las puertas. Llamemos la atención del CONPES, difundamos esta carta abierta, enlazándola, copiándola en nuestros blogs, moviendonos entre nosotros e incitemos a nuestros amigos, lectores, conocidos, etc., a que nos apoye con su firma en firmasonline.com para pedir que el Estado colombiano nos tenga en cuenta a nosotros y a la libre difusión y decisión individual sobre el conocimiento en Internet.

Carta abierta al CONPES
Sobre la propuesta de documento CONPES “Bases de un Plan de Acción para la Adecuación del Sistema de Propiedad Intelectual a la Competitividad y Productividad Nacional 2008 – 2010”

La propiedad intelectual es el eje de la economía del nuevo siglo, por lo cual definir una política pública en este campo es, de alguna manera, definir el futuro de nuestra sociedad. Sin embargo, el documento que el CONPES se alista a aprobar[1] sobre esta materia se basa en un diagnóstico incompleto, falla en el intento de detectar las brechas del país en ese campo y se queda corto en la formulación de las posibles estrategias.[2], manteniendo la posición del gobierno colombiano, único país en oponerse[3] a la declaración votada en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) sobre fortalecimiento del dominio público en ese entorno.

Un recuento de los olvidos del diagnóstico

1. Software Libre: ¿Quién no usa software libre? Todos, empezando por aquellos que tienen acceso a Internet que lo usan porque su evolución depende en gran medida de este tipo de desarrollos. Por ello resulta incomprensible que se le ignore. Un ejemplo. Apache, el servidor de páginas web más utilizado[4], es un software de código abierto exitoso respaldado por empresas comerciales y una sólida comunidad de desarrolladores. Pero “compartir” y “proteger” o “controlar” no implica que deje de ser negocio. Lo prueba IBM que a finales de los noventa decidió adoptar software libre como forma de producción, distribución y comercialización mediante un esquema en el que apoya el desarrollo colectivo y comparte el código del software, como en el caso de su proyecto cero con el que IBM contribuye para mejorar Firefox[5]. ¿Puede el DNP negarse a ignorar este tema en un documento que plantea las opciones del país para utilizar la propiedad intelectual como herramienta de competitividad y desarrollo?

2. Acceso Abierto: Plos (Public Library of Science)[6] es una serie de publicaciones científicas del Reino Unido en áreas como biología, genética, medicina, etc., que adoptó como política el Acceso Abierto en un esquema en el que la publicación, por un lado, se costea con mecanismos diversos al de cobro a sus lectores y, por otro, los autores y titulares de los artículos permiten la reproducción libre por sus lectores. Con esta fórmula, en pocos años la publicación logró primeros lugares en relación con sus similares[7], se ha convertido en referencia obligada ubicándose por encima de tradicionales y centenarias publicaciones de Reino Unido en su género[8], facilitando el acceso al conocimiento y mostrándose como económicamente viable. Pero el ejemplo más claro y contundente se materializa hace solo un mes cuando los profesores de la facultad de artes y ciencias de la Universidad de Harvard decidieron adoptar esta misma política de Acceso Abierto[9] para el conocimiento que se produzca en ese entorno académico, una decisión que se prevé tendrá un impacto mundial comparable con el que en su momento generó la iniciativa Open Course Ware del MIT (Massachussets Institute of Technology)[10] en relación con material docente.

Estos ejemplos responden a la denuncia de las bibliotecas universitarias sobre el consumo de sus presupuestos en la adquisición de publicaciones especializadas, muchas alimentadas por las propias universidades, pero que a través de intermediarios editoriales regresaban a sus manos con un precio escalado. Las bibliotecas también explicaron como esto generaba circulación restringida del conocimiento producido en la academia limitado a la capacidad de adquisición, sacrificando una cultura académica de compartir, por un esquema de publicación controlado a través del derecho de autor. Este entorno desembocó en un movimiento que se conoce como Acceso Abierto[11] que promueve el acceso a material de investigación sin las barreras que implica el derecho de autor, a través de la gestión de estos derechos que se conoce como “licencias libres”, especialmente las licencias Creative Commons[12].

3. Las excepciones y limitaciones de derecho de autor están desactualizadas: En Nocaima (Cundinamarca), hay aproximadamente 50 sordos a quienes la alcaldía busca llegar para facilitar sus procesos de educación y cultura. Se trata de una población en desventaja pues los contenidos a su disposición son pocos y la voluntad de quienes los apoyan encuentra barreras como la obligación de solicitar la autorización a los titulares de materiales ya existentes para adaptarlos a las necesidades de esta pequeña comunidad, lo que complica y encarece cualquier estrategia en este sentido. Garantizar hoy una educación de calidad, que permita cerrar la brecha digital, pasa por actualizar las normas de derecho de autor en materia de excepciones y limitaciones como lo han intentado algunos países (Estados Unidos lo debatió profusamente para el Digital Millenium Copyright Act, por ejemplo) y en consonancia con la propuesta que otros han realizado ya en foros internacionales como la OMPI (Chile, hace tan solo unos días[13]).

El derecho de autor es un sistema de equilibrios que otorga privilegios a los autores pero a su turno establece límites en beneficio de la sociedad. En los últimos años se han ampliado esos privilegios sin que se hayan actualizado y ajustado sus límites[14].

4. Educación y cultura libre: En Australia, desde hace algunos años, las escuelas del Estado pueden compartir los libros de texto y el material educativo que producen, sin las barreras de copia, distribución y modificación, para el material que ha sido producido y financiado por el Estado. Este material circula libremente entre tales instituciones gracias a NEALS (Nacional Education Access Licence for Schools[15]) un esquema de licenciamiento que ha significado un importante ahorro en el pago de derechos de autor en este entorno concreto en material que ellos mismos producen. Un ejemplo similar se presenta en el Reino Unido con la licencia Creative Archive de la BBC[16], que se enfoca inicialmente en material cultural producido por la cadena estatal y que se ha difundido a museos y, en general, a instituciones estatales que producen con financiación pública contenidos culturales.

Estos ejemplos muestran una tendencia de apertura que se conoce como educación abierta (OER – Open Educational Resources), la primera, o uso de licencias libres en la cultura, la segunda, buscando potenciar las posibilidades de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones -TIC- tanto en lo económico como en la construcción colectiva de soluciones educativas y culturales. Estas alternativas a la visión tradicional del derecho de autor han sido analizada por su impacto en el mundo en general y en especial para los países en vías de desarrollo en foros liderados por la UNESCO[17] y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo económico (OECD)[18].

5. El mercado de la música: También en el campo cultural, artistas reconocidos están ensayando nuevas alternativas al tradicional derecho de autor: Avril Lavigne se unió a un grupo de artistas de Canadá[19] que se niegan a perseguir a sus fans por cuenta de lo que pueden hacer con las tecnologías: grupos tan exitosos como Nine Inch Nails[20] o REM han decidido permitir a sus fans reutilizar sus últimas producciones. Más allá del “problema” que representa la descarga, ellos han apostado por empoderar a sus fans para apoyarles en sus propias creaciones. Paul McCartney no lanzó su último disco con su tradicional casa discográfica EMI sino a través de una novedosa campaña con la cadena Starbucks, por que le pareció que las majors (las multinacionales de la industria de la música) ya no entienden su mercado, más bien “parecen dinosaurios discutiendo de asteroides”[21]. En medio de ese revolcón, los consumidores musicales han encontrado en las nuevas tecnologías otras formas de disfrutar y compartir la música participando incluso directamente como creadores y no solo como consumidores, por lo que han surgido sitios con mecanismos de gestión de derechos de autor amplios, generales y libres que posibilitan estas opciones como sucede en www.CCMixter.com o en www.jamendo.org. El negocio está cambiando y las ganancias algunos la monetizan precisamente con lo que la gente hace con la tecnología. Es claro hoy que mientras el negocio tradicional decae el que se deriva de las TIC aparece como el futuro[22].

6. En la literatura y otras artes: Mientras importantes editoriales como Penguin Books[23] o autores famosos como Paulo Coelho[24] están perdiendo el miedo a exponerse en Internet, y con ello a perder parte del control tradicional para aprovechar otras ventajas, ya hay escritores que se han posicionado a través de la red sin el apoyo de la industria editorial ampliando las posibilidades de acceso para los demás, como Cory Doctorow[25]. En el tema audiovisual emisoras públicas como la noruega[26] o alemana[27] están haciendo ensayos para distribuir sus producciones a través de redes P2P, sin DRM e incluso con licencias libres en el entendido de que su función es llegar al mayor público posible considerando particularmente que su labor no depende de la publicidad.

7. En Colombia: También tenemos ejemplos claros. Los datos del Sistema de Información para la Biodiversidad del Instituto Von Humboldt, el Banco Nacional de Objetos de Aprendizaje del Ministerio de Educación y particularmente la participación que en él tiene la Universidad Pontificia Bolivariana, la sección de participación del diario El Tiempo, Orfeo (software libre desarrollado por la Superintendencia de Servicios Públicos), artistas como Calambuco, Colombitis, Silvia O, festivales como Medelink, emisoras como Altair, han apostado por sistemas alternativos que les permiten a los usuarios una experiencia diferente frente al acceso a la música, al conocimiento, a la cultura, a la educación, etc.

El diagnóstico en el borrador del documento CONPES:

A pesar de los cambios que ha sufrido el entorno de la propiedad intelectual en las últimas décadas, todas estas opciones han sido ignoradas por el DNP al momento de diagnosticar el sector de Propiedad Intelectual.

El proyecto de documento del CONPES elabora un diagnóstico exclusivamente dirigido a la industria cultural y del entretenimiento tradicional, pero que al momento de abordar las propuestas de estrategias tiene ambiciones mucho más amplias y cubre todos los sectores de la sociedad colombiana sin profundizar en su entorno, sus necesidades, ni sus prácticas sociales.

Si el diagnóstico no abarca en forma integral el estado actual del arte respecto de la propiedad intelectual al día nos estaremos negando como país y como sociedad la posibilidad de analizar su posible impacto, estaremos bloqueando el estudio de las economías que pueden generar o facilitar tales alternativas y, estaremos rechazando de plano las opciones de desarrollo y competitividad que las mismas pueden representar.

Con el documento que se presentará este mes para aprobación en el CONPES estamos adoptando como modelo de desarrollo el de “protección y observancia” del modelo tradicional de derecho de autor, útil para un mundo de medios físicos (impreso, cinta, CD, etc.), pero que no es la única opción en entornos digitales ni en los negocios, y además, es excluyente para ciertos sectores.

Propuesta

  1. Solicitamos que hagan parte de estos temas los entes estatales directamente vinculados con actividades de educación y cultura para exponer sus necesidades y entornos jurídicos propios.
  2. Solicitamos la discusión pública con todos los sectores de la sociedad de las diferentes partes del documento.
  3. De no ser posible, proponemos la discusión y aprobación de otro documento CONPES que tome en cuenta las demás opciones de la era digital, especialmente en el sector de educación y cultura.

Notas

[1] “Bases de un plan de acción para la adecuación del sistema de propiedad intelectual a la competitividad y productividad nacional 2008-2010. El documento aún no se ha hecho público pero los borradores están circulando entre las personas que han asistido a las reuniones con el sector público y privado.[2] El documento fue presentado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) para análisis del sector público y privado en un lapso muy corto y restringido a unas cuantas personas representantes de determinadas instituciones durante la semana antes de semana santa y las observaciones debían entregarse durante semana santa. Sin embargo, como el documento aún debe presentarse para aprobación del CONPES hay tiempo de plantear algunos comentarios.[3] http://evillan.googlepages.com/colombiayeldominiop%C3%BAblico2[4] Nota en Netcraft

[5] http://www-03.ibm.com/press/us/en/pressrelease/7839.wss

[6] http://www.plos.org/

[7] Respecto de su impacto de cita (número de veces que sus artículos son citados en un lapso de tiempo determinado por pares.

[8] http://www.wired.com/wired/archive/14.06/varmus.html

[9] http://lawprofessors.typepad.com/law_librarian_blog/2008/02/harvard-faculty.html

[10] http://ocw.mit.edu/OcwWeb/web/home/home/index.htm

[11] http://www.earlham.edu/~peters/fos/overview.htm

[12] http://creativecommons.org

[13] http://www.ip-watch.org/weblog/index.php?p=3D971

[14] El documento que se presentará al CONPES deja pasar la oportunidad para analizar esta situación por concentrarse en proteger una “propiedad individual”, con ello deja de mirar otros aspectos de un mismo tema que se requieren para favorecer el desarrollo y competitividad de la sociedad como un todo.

[15] https://www.det.nsw.edu.au/tc/neals/

[16] http://creativearchive.bbc.co.uk/

[17] http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001285/128515e.pdf

[18] http://www.oecd.org/edu/oer

[19] http://www.musiccreators.ca/a_new_voice.php

[20] http://www.nin.com/

[21] http://www.nytimes.com/2007/06/03/arts/music/03kozi.html

[23] Yudice, George, “Nuevas tecnologías, música y experiencia”, Editorial Gedisa S.A., primera edición, Barcelona, 2007.

[24] http://www.reuters.com/article/lifestyleMolt/idUSL1875026620071019?sp=true

[24] http://www.quemarlasnaves.net/2008/01/24/paulo-coelho-es-un-pirata-y-gana-dinero-con-ello/

[25] Artículo en Forbes

[26] http://nrkbeta.no/norwegian-broadcasting-nrk-makes-popular-series-available-drm-free-via-bittorrent/

[27] Comunicado de prensa de la cadena regional pública alemana NDR

Escucha el stream a 128K

Winamp o iTunesWMPReal Playerm3u


Comunidad

Ir a soundcloudIr a TumblrIr a TwitterIr a FacebookIr a Flickr Ir a vimeo


Categorias

Hospedaje

Apoya la cultura libre